11 de diciembre de 2009

Bajo presupuesto

En los ochentas, las películas de ficheras y albures eran la onda. El gobierno incluso patrocinaba estas películas chatarra para mantener a la gente entretenida mientras el sistema hacía sus transas.Como había qué ganar lana, directores como el Güero Castro se encargaron de tan difícil tarea: entretener al jodido.

Ahora lo que hacen es poner a los canales de noticias a inventar noticias de Juanito o cualquier otra cosa, la cosa es que no nos demos cuenta de lo que pasa. Pero antes era ver lo del Canal 2 de Televisa o estas películas.

Para muestra, una obra de bajo presupuesto de la época.

Tres Lancheros Muy Picudos, de 1988.
Todos los créditos para Marco González Ambriz, el autor original.

Tres lancheros que deben huir de Acapulco tras involucrarse con un grupo de narcotraficantes. Una vez en la Ciudad de México se ven obligados a hacer de todo para sobrevivir: desde fungir como padrotes hasta donar sangre. Tarde o temprano tendrán que enfrentarse a los criminales que les siguen la huella.

En México hay algunos críticos que presumen de conocedores del cine bizarro o de culto y que en realidad se limitan a repetir lo que han visto en publicaciones anglosajonas.

Lo más irónico del asunto es que estos mismos críticos han pasado por alto géneros como la sexicomedia o las películas de narcos, que son de manufactura cien por ciento mexicana, donde es posible encontrar ejemplos inmejorables de cine chatarra.

A primera vista Tres Lancheros Muy Picudos es una sexicomedia común y corriente. Hay una buena ración de albures y payasadas a cargo de Alfonso Zayas, César Bono y Tun Tun y los desnudos obligatorios, y totalmente gratuitos, de Rosario Escobar, Yirah Aparicio, Angélica Ruiz y Adriana Rojas. También aparece la sabrosísima Lina Santos interpretando a una escort, Hugo Stiglitz, Claudio Báez y Roberto Ballesteros como narcos, etc.

Durante la primera media hora de la película no parece esperarle al espectador nada fuera de lo común, incluso el argumento es bastante tonto. Los lancheros se meten en problemas porque Rosario Escobar, una de las conquistas de Zayas, debido a una confusión se queda con la maleta de los narcos que contiene 70,000 dólares. No deben ser narcos muy buenos para perder tan fácilmente sus ganancias malhabidas. Más adelante, los personajes interpretados por Alfonso Zayas y César Bono pierden estúpidamente el dinero apostándolo en un palenque.


Hasta este momento lo más notable es el pésimo doblaje, que supera al de cualquier película de artes marciales china. Hay que aclarar que el doblaje fue necesario porque la película se rodó sin sonido directo, es decir, se grabaron las imágenes y se le añadieron los diálogos más adelante. Esto normalmente no da resultados muy buenos, ya que es bastante difícil hacer que coincida la grabación con el movimiento de los labios. Sin embargo, en Tres Lancheros Muy Picudos el doblaje no sólo está descuidado sino que es tan malo que resulta mucho más cómico que los diálogos.

Es precisamente en este momento cuando sucede algo realmente inesperado: los productores, aparentemente no muy confiados de la tradicional mezcla de chistes y desnudos, decidieron añadir escenas de acción. Estas secuencias son notables por dos razones: en primer lugar porque los dobles no se parecen en nada a los actores que supuestamente están doblando y segundo, y esto es realmente insólito, porque se incluyen artes marciales en estas escenas. Cuando las bandas de narcotraficantes se agarran a karatazos, el aficionado al cine chatarra sabe que lo que está viendo está muy lejos de ser una sexicomedia del montón.

Lo que sigue es aún más desquiciado, cuando los lancheros llegan a la ciudad de México para ocultarse de los narcos les suceden una serie de aventuras que incluyen un equipo de futbol americano, un boxeador, un antro gay, un pastel de chocolate, una circuncisión y hasta un par de vampiros. Por momentos, la película es tan surrealista como cualquier obra de Buñuel, Jodorowsky o Greenaway.


Esta es una más de la larga lista de películas en que Alfonso Zayas inexplicablemente interpreta a un tipo que resulta irresistible para las mujeres. Por lo menos en esta ocasión el cómico se burla de esta situación. Cuando el personaje de Lina Santos lo manda en su primer trabajo como gigoló, la incrédula clienta le pregunta: "¿Lo mandaron a USTED?" a lo que Zayas responde: "Ya ni la friegan, ¿verdad?"

Como si todo esto no fuera suficiente, Tres Lancheros Muy Picudos es probablemente la película más grosera del cine mexicano. No hay un solo diálogo en toda la película que no contenga palabrotas, lo que da como resultado conversaciones como la siguiente, entre César Bono y Tun Tun, tras ser golpeados:

- "¡No corran, culeros!"
- "¿Cuántos eran?"
- "No sé, pero eran un chingo"
- "¡Pues pa´ todos, hijos de la chingada!"
- "Pinches monos, nos sacaron sangre y ni lana nos dieron"


Hay hasta un sub-mundo que honra a esta película:


Si la ven en los canales de cines mexicanos, ¡No se la pierdan!.

4 comentarios:

Venus MissFantasias dijo...

Leí todo con un nudo en la panza...

Lo cual se sintetiza de esta manera: "ASCO"

Nunca la he visto y mucho menos la veré... wacalá!

Este tipo de cine de bajo presupuesto, de ficheras, narcos y demás hacen ver que los mexicanos son unos brutos por no decir pendejos espectadores...

Fulano dijo...

No entiendo por qué sientes asco, Venus. Tan bonito que es el cine de 'merda'.

En mi caso no estoy seguro que me embrutezca, pero sí me divierte cómo logran entretener con recursos tan limitados. Es necesario que te gusten las cosas de mal gusto para entenderlo, me parece, o haber vivido cerca de esos estilos de vida reflejados en las películas o videohomes baratos.

En mi opinión las películas de ese giro son el reflejo de los estratos más bajos de nuestro país. Cuando te imagines la gente de los tianguis o los mercados, más o menos así son.

O sea que hasta culturales resultan XD.

Anónimo dijo...

Es bueno este artículo que hiciste acerca de esa parte importante del cine mexicano(no por ser importante, me refiera a bueno o malo en especifico), fue importante por ser dirigido a la mayoría (la prole...)y que recaudo grandes cantidades de dinero (hasta el gobierno invertia en ese cine, verdad sasha...?). Cierto que ese cine se puede catalogar como culto, así como las del santo.
Y por cierto, no minimices a quienes opinamos acerca de cine de Buñuel y Jodoroswky e.g., que también hicieron peliculas basadas en la sociedad mexicana, cada quien a su estilo claro, los recomiendo altamente pero no mucho, porque no quiero que se hagan populares...
Más cine bizarro como lo nombras, tambien hay generos como el trash de John Waters (bueno es anglosajon, que también tiene similitud con las actuaciones del tun tun y del caballo Rojas).
Sorry, sentí el pedradon, no porque piense que haya sido aventado directamente hacia a mi, pero si he hecho comentarios acerca de otro cine y no por haber leído en revistillas jaja, y en cuanto a cine mexicano hay cada cosa bizarra que me llama la atención y no tiene que ser en referencia a ese tipo de peliculas sino de otras mexicanas que andan por ahí como e.g. El castillo de la pureza y la lucha con la pantera.
Bien por tu blog, Fulano!

Anónimo dijo...

pues tiene mas humor q muchas peliculas del llamado cine mexicano...esos weyes esran cagadisimos...chinga tu madre venus jajaja