12 de agosto de 2013

Todos están dedicados a no dejar de mamar del presupuesto

Oscar Chávez, rebasado por la realidad
LA REDACCIÓN, PROCESO
27 DE AGOSTO DE 2009
NOTICIAS

México, D F, 14 de agosto- Óscar Chávez pasa un encendedor de plástico de una mano a otra. Sus ojos están clavados en una cajetilla de cigarros Raleigh. Se anima a sacar uno de los tabacos, no se decide a encenderlo. Aún no se imagina qué resultará de la fusión de su música tradicional con el rock de Jaime López. Faltan unos días para que el calendario llegue al 29 de agosto. Como cada año, Chávez ofrecerá un concierto a cuatro generaciones que le siguen desde 1968. La presentación no tendría mayor reto si sólo lo acompañara su grupo, "Los Morales", pero en esta ocasión se aventuró a experimentar una fusión con el rock-trabalenguas del autor de "Chilanga Banda" y "Caite Cadáver".

"¿A qué sonará el dueto Óscar Chávez-Jaime López?", se le inquiere en entrevista con Proceso, "Esa es la pregunta que nos hacemos todos. Los primeros en preguntárnoslas somos Jaime y yo", contesta mientras vuelve a jugar con el encendedor.

Es agosto de 2009. Óscar Chávez tiene 74 años, hace 43 que interpretó el personaje de "El Estilos" al lado de "Paloma" (Julissa) en la hoy película de culto "Los Caifanes". En ese lapso, mataron a decenas de estudiantes en la plaza de Tlatelolco, la izquierda logró la representación oficial como partido político, cayó la URSS, el PRI perdió por vez primera una elección presidencial y la Suprema Corte de Justicia de la Nación liberó a 20 inculpados en la masacre de Acteal.



En esas cuatro décadas, el cantautor pasó de grabar tres o cuatro discos por año a perder la batalla contra el monopolio de la industria discográfica y la piratería. Fue el cantante no oficial del movimiento estudiantil del 68 y prestó su voz a los grupos sociales de la época. Se casó y enviudó de su inseparable compañera, Tehua. Dejó de creer en la izquierda partidista, se adhirió al EZLN. Y se consolidó como el representante de la canción de protesta en México.

Después de tanto vaivén, está sentado en un pequeño escritorio que le prestaron de discos Pentagrama. De las paredes de la casa porfirista, ubicada en la colonia Roma, cuelgan cuadros con portadas de los discos de Jaime López, Nina Galindo, "Los Morales", "Rockdrigo" González y decenas de Óscar Chávez. El sitio oficial del cantautor contabiliza 78 álbumes.

Sus siete décadas parece que fueron escondidas entre los rizos de la misma melena negra con que ha sido retratado en las portadas de sus álbumes, década tras década. Goza de una espalda casi recta, la voz no se le ha doblado y su dentadura parece completa. No le faltan invitaciones a ferias del libro, no deja su concierto anual del Auditorio Nacional, se presenta en festivales y aulas universitarias.

A pesar de los triunfos, en sus palabras sobresale el pesimismo:
¿Cuál es su último disco?. 
Sacar un disco te cuesta dinero, te cuesta tiempo todo para que saques un disco y a las veinticuatro horas estés pirateado. Yo estoy muy pirateado, no es que no quería hacerlo pero sí es muy romántico, pero es lo que sé hacer.
¿Ha continuado con el teatro, el cine…?.
¿Cuál cine? Además de que el cine es una industria complejísima y se necesita mucho dinero.

Su hartazgo se acrecienta si se le pregunta por el país, la izquierda y los partidos:
¿Cuál es su percepción de la izquierda de este país?
¿Cuál izquierda?, primero hay que ubicar donde está la izquierda. Los de la izquierda cobran con la derecha y los de la derecha con la izquierda. Igual de cínicos todos. 
¿Se identifica con algún político, académico o intelectual mexicano vivo?.
Es muy difícil.
¿Qué opinión le merece el movimiento de Andrés Manuel López Obrador?.
Todo, todos están dedicados a no dejar de mamar del presupuesto. No se trata de decir nombres, todos. Es lamentable, es doloroso, es triste.
En últimas fechas no falta quien vea con melancolía el regreso del PRI como opción.
No, yo no tengo ninguna melancolía, para mí todos son la misma burra revolcada. Andan a salto de mata, todos, cambian de partido como cambiar de calzones, no puede ser. Es una falta de dignidad.
¿De qué color ve al país?.
No lo veo.

Óscar Chávez se ríe de esta última respuesta y relaja sus hombros. Acerca sus dedos a la cajetilla de cigarros Raleigh. Comienza a deslizar un tabaco hacia afuera, pero se detiene y lo regresa. Entonces, se deja caer en la silla.

Sí tiene un nuevo disco, se llama "Juárez no debió morir", él mismo recuerda después de lanzar su coraje hacia la industria discográfica. Este álbum no tiene el patrocinio de una firma trasnacional, es financiado por la Comisión del Bicentenario del Gobierno del Distrito Federal.

El "Caifán Mayor" interpretará algunos temas del disco en el Auditorio Nacional, que incluyen las canciones de la Reforma "La Carlota", "La Paloma" y "La Golondrina". Chávez no sólo recibió la buena noticia de su disco. Fue invitado, junto con Jaime López, a presentarse el 21 de octubre al Festival Internacional Cervantino. En la historia reciente, Chávez ha engalanado actos del EZLN, entre ellos su 25 aniversario, el festival de las Artes de Naucalpan, el festival Alfonsino de la UANL, los actos conmemorativos al XXX aniversario del asesinato del Ché Guevara, por citar sólo algunos.

A pesar de su intensa actividad, el artista denuncia que los creadores mexicanos carecen de espacios. "El problema no es que no haya talento, el problema es que no hay espacios. Uno de los grandes problemas es que no hay espacios, no hay interés que debiera tener la cultura, la palabra espanta. Lo último que les interesa (a los políticos) es la cultura. Cuando aquí debiera ser una de las máximas preocupaciones de los gobiernos, empezar por la educación, pero no hay espacios".

Chávez abandona su postura relajada, mueve su dorso hacia adelante y comienza a juguetear con una pulsera dorada que le cubre la muñeca derecha:
¿Qué pasará con esta generación?.
Pues habrá gente que se brinque las trancas y otra que se quede en la amargura, en la soledad, en el olvido, en la decepción y en el escepticismo total.
¿Era similar cuando usted iniciaba?.
Se ha acrecentado y esto es muy evidente después del 68. Después del 68 las fuerzas políticas, o como los quieras llamar, se dedicaron a desmembrar todo, ahora fue muy evidente que después del 68 empezó a fracturarse la posibilidad de que los estudiantes se reunieran en espacios tan importantes como el Instituto Politécnico o la UNAM, se comenzó a desmembrar todo, se tiene pánico a que la gente se junte, sean estudiantes, campesinos.
¿Se siente solo en su trinchera?.
No, tampoco. Hay gente respetable. Hay gente valiosa en todos los ámbitos, pero todo está disperso. Muchos trabajando en la soledad, marginados, no tomados en cuenta o despreciados, es muy triste lo que está pasando en el país, la fuga de gente valiosa que se nos va, no tiene alternativa ninguna.

Si bien el cantante de "La Enamorada y la Muerte" reconoce esfuerzos separados, cuando se le pregunta por sus contemporáneos responde: "¿Mis compañeros de generación? ya todos se me murieron".


¿Sucesor?

En plena guerra fría, con Víctor Jara debutando en Chile, el argentino Atahualpa Yupanqui en activo, el uruguayo Alfredo Zitarrosa abarrotando peñas y el "Gracias a la Vida" de Violeta Parra en boca de los jóvenes chilenos, Chávez fue consolidando su lugar como el cantante más representativo del movimiento estudiantil en México.

A su repertorio se fueron sumando "Macondo" y "Román Castillo". De pronto, la producción discográfica de "El Caifán Mayor" se catapultó. Comenzaron a aparecer álbumes en coautoría con Tehua, su compañera, canciones de Vicente Garrido, Chava Flores y textos musicalizados de Ramón López Velarde. Incluso participó en el entonces influyente festival de la OTI.

No sólo la música pintaba bien para el creativo. Participó en obras teatrales dirigidas por Juan Gurrola, Luis Alcoriza, Ana Sokolov y Héctor Mendoza. Fue invitado por la UNAM a la serie "Vive México" para grabar versos de Sor Juana Inés y Amado Nervo. Fue parte de las obras teatrales "Un Hogar Sólido" y "Ventura Allende", de Elena Garro.

A tal grado se enroló en la lucha por un país democrático, que Vicente Leñero le pidió cantar un corrido sobre el golpe a Excélsior (Joaquín Mortiz, 1978). El cantante nunca se atrevió a cantarlo en público, por temor a represalias del régimen priista (Proceso 1566).

Al inicio de su carrera, con "Los Caifanes", obtuvo una "Diosa de Plata" y "El Heraldo". En su biografía abundan participaciones de otras disciplinas ajenas al canto, pero, para él, esa época quedó atrás. "Esos son otros tiempos, además de que el cine es una industria complejísima y se necesita mucho dinero". Da por cerrado el tema.

De regreso a la música, habla de la muerte de una generación de intérpretes y de la vigencia de la música de protesta:
¿Murió la música de protesta cuando se fueron Atahualpa, Violeta Parra y Víctor Jara?.
Hay gente en las nuevas generaciones muy valiosas, hay buenos ejecutantes, buenos autores, buenos interpretes. Repito, no hay espacios, auditorios, aulas, lugares donde poder acceder a trabajar. Tampoco hay espacios en las radiodifusoras, en las grabadoras, en las televisoras, no hay espacios en la prensa, la gente hace esfuerzos heroicos.
¿Identifica a un posible sucesor de su legado en México?.
Soy incapaz de opinar al respecto, no me interesa. Creo que lo importante es vivir tu tiempo y tu momento, hasta donde te dé la energía, hasta donde el cuerpo aguante y ya. Es ocioso establecer comparaciones o hacerle al adivino y al oráculo. No me interesa.

En enero de 1992, con la caída del comunismo a galope, Chávez declaró a Proceso (edición 794) que había dejado de tener sentido cantar a los líderes izquierdistas de América Latina.


Chamín, el mejor 

En un concierto que fue grabado con el nombre de "Óscar Chávez en vivo en el Teatro de la Ciudad", el cantautor llama a "Chamín Correa", "la mejor guitarra de este país". Correa se mantiene activo, dando fuerza a su mote popular, "el mejor requinto de América". Como el veterano, Chávez no deja de componer ni piensa en el retiro. Toma la guitarra todos los días, pero ya no para interpretar sátira política "Te rebasa la realidad", dice con ironía "¿A quién agarras?, todo es de risa loca. Es una pastorela ¿Qué tema agarras? Yo tengo una canción del 80 y tantos, que se llama Petróleo, si la canto ahorita es como si la hubiera hecho ayer".


Su actitud actual contrasta con la creatividad que lo impulsaba al leer las primeras planas de la época priista. Decía en referencia a su proceso creativo: "Pueden surgir de tantos hechos; puede ser un encabezado en el periódico, un chiste, cualquier cosa el pretexto, el detonante para hacer un corrido. Simplemente, el hecho de que va a haber elecciones pues ya es un corrido o que hubo un contrabando de drogas, ya es tema para otro corrido" (Proceso, número 3).

La camisa azul a cuadros que porta el cantante no luce arruga alguna. El pantalón, del mismo color y con una tela que parece ser lino, está planchado a la perfección La tecnología no es su fuerte, usa un reloj japonés digital y un teléfono que sólo cumple las funciones básicas:
¿Aún compone?.
Sí, no dejo de hacerlo. Hay mucho material guardado.
¿Ha escrito algo en los últimos meses?.
No, ¿Qué?.
¿A quién admira, a quién escucha?.
Hay gente muy valiosa de generaciones posteriores a la mía está Jaime López, Rafa Mendoza, hay mucha gente, se me van nombres. Son de los que más o menos tenemos información pero si te vas a provincia, a Monterrey, a Guadalajara, se hacen unas cosas muy bien.
¿Cuál es su rutina, a qué dedica sus horas?.
A ensayar, el 90 por ciento de lo que vamos a cantar (en el Auditorio Nacional) es nuevo.
¿Cómo retrataría a sus seguidores?.
Le estoy cantando a una cuarta generación, cantando a los nietos de mis contemporáneos, eso es simpático.
¿Por qué continúa llenando foros?.
Por la canción tradicional. Me he alimentado mucho de la canción tradicional mexicana y bueno las canciones que perduran en la memoria de gente son las que valen.

Las respuestas de Chávez son aun más cortas si se le pregunta por el concierto con Jaime López. Vuelve a cruzar las piernas y deja a sus manos jugar con el encendedor:
¿Podría hablar de su presentación en el Auditorio Nacional?
Invité a Los Morales, como hace muchos años, invité en esta ocasión a Jaime López y en eso estamos trabajando.
¿Qué ofrecerá musicalmente?.
Cantaremos cosas de Jaime. Su producción, es buen autor, muy prolífico y bueno cantaré algunas cosas mías, y como hago siempre, cantaré cosas de la canción tradicional mexicana, siempre trato de proponer cosas no muy conocidas o muy escondidas por ahí.

Precisamente en el Festival Internacional Cervantino, teniendo como marco la elección de 2006, Óscar Chávez protagonizó un tú a tú con Guillermo Velásquez y "Los Leones". En él, Chávez exhibió con la ayuda de las rimas, su disentimiento respecto al movimiento político de Andrés Manuel López Obrador y reafirmó su simpatía hacia el EZLN.

El 31 de marzo de 2007, la Comisión sexta del EZLN reconoció la solidaridad de Óscar Chávez con una guitarra trabajada por "El Señor Durito", alter ego del subcomandante Marcos, quien le confió: "Tú has entendido nuestra lucha".

En la propaganda difundida por la edición 2009 del Festival Internacional Cervantino, Chávez y López salen vestidos de charro, emulando a Pedro Infante y Jorge Negrete. De hecho, la presentación se llama "Dos Tipos Descuidados", en parodia a la película del cine clásico mexicano "Dos Tipos de Cuidado".

Jaime nació en 1954. Es veinte años menor que él, pero también comparte su desprecio hacia los partidos. López definió su postura en una de las canciones más conocidas de su obra, "Ni rojos ni cristianos".
¿Qué opina de los narcocorridos, reflejan el sentir popular?.
No, creo que hay mucha corrupción en eso, por lógica uno no necesita ser muy sabio, son modas Hay mucha corrupción hay mucho dinero, hay muchos intereses en todo eso.
Usted no apoya al movimiento de AMLO, ¿No le importa que ese grupo lo vea como un traidor?.
− Es problema es de ellos, no mío. Allá que se hagan bolas.

Óscar Chávez se inquieta, ve su reloj y echa el celular a la bolsa. Debe dar por terminada la entrevista. Al día siguiente ensayará con Jaime López, su próximo compañero de tarima en los próximos meses. Se dice fatigado "Fue un trabajo bárbaro", describe, al referirse a las 30 canciones que llevan montadas para el show del Auditorio Nacional.

Sale de la oficina a prisa, camina a zancadas hasta llegar al patio de Pentagrama. Por fin prende su Raleigh.

No hay comentarios: